Cuento: Carta a un desafortunado, por Fernanda López Barrera

Mi muy estimado: Antes de exponer mi terrible caso, voy a preguntar —más por cortesía que por querer realmente saber, ya que mi intención ahora es abordar rápidamente mi tema— cómo te encuentras y, esperando que aquella que es mudable te esté sonriendo, voy rápidamente a decirte lo que ocurre: hasta hace unos días, me…