Poema: Batman ronda en la azotea de noche

(a partir de las series de cómics Black MirrorRooftops)

Alguna vez, Dick pensó
haberme entendido al fin,
creyó conocer el motivo
por el que corro y recorro callejones y azoteas,
por el que no busco un metal veloz que vuele encima.
Sólo tuvo que verse en el espejo negro
y mirar a la ciudad hacia abajo
para darse cuenta de que Gotham
jamás podría sobrevolarse y verse desde arriba claramente.
No, hay siempre una niebla espesa en su superficie
y en los ojos que impiden verla, debes quedarte oscuro
para ser parte de ella.

Todo es más fácil al llegar invierno,
cuando cae la nieve y baña este concreto,
estas rocas. La nieve, al menos,
me permite ver la silueta de lo que es esta ciudad,
de lo que este hombre, no-hombre es
y quiere ser.

Pero no, él se equivocó al pensar que entiende
mis motivos. Corro contra lluvia y viento,
naufragando, perdido entre la palma
de mi Gotham por tu huida.
No soy animal volátil huyendo por su vida
de esas garras afiladas, de tus saltos felinos
que me buscan.

Yo persigo, tú huyes.
Yo persigo aquella noche en que no huiste,
yo persigo aquel diamante sin nubes
en que el murciélago al fin se reveló.
Y ya no importa si te pusiste una falsa piel vieja en el encuentro,
y ya no importa si te vi en el callejón o el bote,
ni si salvaba a Holly.

Ya no importa,
yo persigo aquella noche en que no huiste
en la azotea en que me encuentro,
hace cuántas noches,
cuántas peleas, heridas y esperas,
cuántas persecuciones.
Y al final el gato se vuelve y rasguña,
hiere las alas y se va de nuevo.
Maldito ciclo interminable.

No sabes, no sabes cómo me hace falta
quitarme esta máscara de Wayne
y coser mi verdadera piel para buscarte.
Pero al fin,
al fin hoy deberías llegar al callejón bajo estos muros,
al fin se repetirá el encuentro bajo la lluvia
de estrellas en que fuimos nuestros,
desnudos, nosotros.

Y una vez más emerge el fuego
y una vez más pierdo la noche,
y una vez más vuelve el recuerdo en el que gritas
un diciembre
“es un diamante, brilla”,
en que dices que te atrape
y siempre fallo.

Pero eso no es todo,
yo sé, estoy seguro, que
en algún callejón será,
en alguna azotea será
que se repita aquel diamante.

(Las imágenes en esta publicación son propiedad de DC Comics Enterteinment, tomadas de http://www.dcomics.com)

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s