Cuento: sin título, por Carlos Artigas, Q. E. P. D.

Un señor fue al Palacio Salvo; ascendió por la escalera, bajó por el aire. Allá quedó contra el asfalto. Se formó una rueda de curiosos. Gente, agentes y mujeres. Un perro moviendo la cola. Las preguntas abundaron: ¿crimen, accidente, suicidio? Cuando fueron las autoridades al altillo de la casa donde vivía, pues una señora lo identificó como su vecino de la calle Arequita, en la mesita de luz encontraron un sobre cerrado. El juez pidió que lo abrieran y sacaron un papelito donde se leía claramente: me caí.

2 Comentarios Agrega el tuyo

    1. J.L. Mejía dice:

      Qué bueno que te haya gustado. El escritor murió hace un tiempo y su sobrina se contactó con nosotros para publicar este texto que también salió en el periódico cuando él murió.

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s