Prólogo del autor y una amplia selección poética, del libro de Fernando Chelle Las flores del tiempo

Este tercer poemario, en cierto sentido, no deja de ser una continuación de los dos anteriores. Mantiene una gran diversidad temática y también estructural. No obstante, hay una gran cantidad de textos cuyo tema principal o secundario es “el tiempo”, por eso decidí titularlo: “Las flores del tiempo”.

Se trata de las flores del ayer, símbolos de la belleza de un tiempo ido. Las flores que nacieron en la punta del ovillo, las que se reflejaron junto al niño en los vidrios polvorientos y también las primaverales, esas de los primeros vuelos del amor. Inevitablemente, en estas flores pretéritas, aparecen las de una patria del recuerdo, donde se mezclan artistas, manifestaciones culturales, amigos y hasta figuras históricas. Pero hablo también de continuación, porque siguen presente en este poemario, algunos temas, que, a esta altura, ya podría decir que son recurrentes en mi obra. Un ejemplo sería el tema de la consciencia creadora, que reflexiona sobre el hacer poético, especialmente sobre el tema del lenguaje. Las referencias al mundo literario, sin pretender ocultar las influencias en el estilo de diferentes autores, movimientos o escuelas, también forman parte de este ramillete lírico.

Salvo los poemas titulados “Bogotá”, textos sobrevivientes de un poemario perdido, escrito durante una estancia breve en esa ciudad, las demás creaciones tienen, por lo general, un tono optimista y luminoso.

Fernando Chelle

 

La madeja

En la punta del ovillo estaba el llanto,
dormido, agazapado en las tinieblas del todo.
En ese lío a disiparse por calles grises y ríos negros
se escondía, el primer acorde del suspiro.
El sol en lo alto,
engendrado por el balbuceo sur de una vieja guitarra
y el grito verde y llano de la pradera,
fue luz original de la poesía.
El después es el ahora,
el tiempo donde devano los sueños
donde las palabras,
cada vez más precisas,
no intentan llegar a la otra punta.

Agua de río

La sombra de una caña se parte a la orilla del río
tiembla sobre las hojas de luz, sobre los gajos de sol
dispersos en una alfombra que pasa.
El tiempo allá arriba cruza raudo, en una nube,
muelles, manos, peces, agua, sangre, ojos,
todo va allí, en esa mancha que se transforma
que tiene prisa, que será río.
Esta fuerza fecunda que hace temblar la luz sobre su lomo
este tajo en la tierra, arrebato de nube y tiempo
es el transcurso irreversible hacia el olvido.

Arrepentimiento

Lo confieso,
he asesinado mariposas.
Solía salir junto a mi hermano
cuando el sol calcinaba la siesta
armado de una rama,
cuanto más frondosa mejor.
El día, que caía
cuesta abajo
a morir en el río
se fragmentaba en mariposas
las había amarillas
naranjas en su mayoría
y otras
que parecían tener un reloj entre las alas.
Venían volando por la claridad
esquivando invisibles
como si supieran
de la existencia del gigante
que las esperaba.
Venían zigzagueando
su tiempo de serpentina
regalando su frágil belleza
sin prever
la precipitación de rama
de naturaleza violentada.
Venían con el sol de las chicharras
en su baile arrítmico y silencioso
a morir a plena luz
en lúdico asesinato.
¡Qué pena da confesarlo!
he asesinado mariposas
he sido un vil soldado
que levantó sus armas
contra la belleza.

Vida

Con la piel sujetándome
conteniendo pecho, sueño y palabra
me siento sobre el recuerdo de mi niñez.
Hay un árbol de paraíso
que ahora descubro que lo es,
un niño reflejado en vidrios polvorientos
que pasa, y sin saber observa el recuerdo que será
la vida que está siendo en este lugar
sucesivo y arbitrario como el signo que lo crea.

A vuelo de pájaro II

Siempre es bueno que el pájaro me encuentre trabajando
que observe con sus nerviosos ojos
mis torpes romances
y mis improvisados sonetos
fechos al itálico modo.
Cuando él llega
el que debe volar soy yo
elevarme desde mi rústico escritorio
sobrepasar los falsos tejados
planear sobre las antiguas catedrales de la palabra
y crear por fin un nuevo verbo
con que expresar
la poiesis.

Cortejo lingüístico

A veces las palabras me miran desde lejos
las observo
trato de acercarme
pero me esquivan,
siguen allí
buscan ser conquistadas
ubicarse en mi poema,
no de cualquier manera,
buscan ser cortejadas
seducidas,
luego sí,
se acuestan en la línea de mis versos.

Cosmos, 1984

Una luz dulce de mandarina en otoño
calienta el viejo patio de mi niñez,
la fantasía es un colchón de hojas en el suelo
murmurando con un viento de lenguas invisibles,
lo poético ya está allí
es el silencio de ese patio a plena luz
ese niño amando su soledad
absorto en el diamante
que deja al pasar un caracol,
lo mágico es ese lugar sin mar
sin pantalones blancos
sin perfumes corrompidos,
la felicidad,
es la sombra de un árbol
donde viven los pájaros
la sombra que se arrastra en silencio
con olor a mandarinas
para comunicarse
con el viento
las hojas
y las ramas de diamante.

Reflejo

Algunas veces veo en el estanque
sobre un tapete de luz infinita
temblar de frío a la luna.
Pienso que el agua,
no la culpo por eso,
al sentirse presa y sola
en las noches heladas,
sueña y se cobija
con historias de apariencias.

El cuchillero

Un esquivo pez de luz
como un tajo de plata en la noche
desató la tormenta.
En la esquina del triste farol
calló la sangre negra
y se arrastró en la sombra
como una serpiente
de mil cabezas
moribunda
agónica de borbotones.
La luz de luna
derramada en los viejos adoquines
lustró, todavía más, los mocasines en fuga.
Después, todo fue silencio
quedó sola la esquina
el farol, los adoquines
y hasta la luna en el cielo.

Ausencia de ti

Un desierto con objetos
que dejan caer su sombra muerta
por la falta de tu aliento.
Un brillo tenue y triste de cristales
incomparable al resplandor de tus ojos
permanece inmóvil tras una luz polvorienta.
Un vacío de gotas repetidas
una ausencia de sonidos blancos
de gustos verdes y olores naranjas
han despoblado este refugio,
pero todo pasará,
llegará la vida, y tendrá tus ojos.

La hora intempestiva

Siento desierta la siesta de enero
todo es sol y chicharra
sequedad, polvo y silencio.
Será que seré el único
con los ojos abiertos
en medio de las llamas
de estas calles resecas.
Tal vez yo sea el sueño
de una almohada en el suelo
junto a una cama grande
al pie de la simiente.

Bogotá III

La poesía vive en mí
a veces, cuando no puedo más
o cuando las condiciones se dan
la escribo,
pero el himno gigante vive en mí,
lo descubrí hace tiempo,
hoy en una esquina de esta ciudad prosaica,
mientras esperaba el paso de los autos,
obtuve la certeza,
la poesía soy yo.

Diagonal Santander

Voy a escribir el poema
que no pude escribir cuando quise escribirlo,
sentado en un café, con mi revista impresa,
anacrónica, intempestiva, mirando la avenida.
No lo pude hacer, ante el rostro múltiple y fastidiado del calor,
desde ese sitio aireado y panorámico.
Una sombrilla roja como un fruto de sangre
me recordó la costa
un cartel llamando a la barbarie
de no sé qué corrida me recordó a Macondo
a mi espera cataquera, resistente a la sangre,
debajo de unas gradas
donde se apretujaban los Buendía
y los poetas
que no son como yo.
No lo pude escribir
rodeado de murmullos
sonidos electrónicos
y caras satisfechas de café granizado.
Ahora, no recuerdo el poema
que no pude escribir cuando quise escribirlo.
Quizás viva fragmentado en textos posteriores
en versos escritos sin la impertinencia vital y literaria
sin la interrupción de la sangre violentada.
No lo recuerdo y duele
eran versos de amor.

Del mismo barro

A la memoria del pintor Carlos Federico Sáez 1878 – 1901

Un 14 de noviembre,
noventaiocho años antes
de mi 14 de noviembre
naciste allí, igual que yo,
a orillas del Hum,
en la ciudad coqueta
del pequeño país.
Hoy estoy lejos de allí
como lo estuviste tú
y te recuerdo.
Las cosas de la vida, Federico,
tú pintando a la sombra del Coliseo
y yo escribiendo desde esta muralla centenaria,
otros tiempos y otros espacios
para dos llamas de diferentes tiempos
encendidas en el mismo espacio.
Qué lindo sería manipular estos conceptos
y encontrarnos de pronto
en un fantástico bar de cualquier país,
porque nuestra conversación, nuestro diálogo,
nuestro vino compartido, sabría igual en cualquier lugar,
porque la geografía se reduciría a alguna mesa de madera.
Vernos por ejemplo en 1950,
un año sin nosotros,
sin un hombre
que cincuentaisiete años antes
se retrató con una flor en el ojal
y sin un hombre
que sesentaicinco años después
escribió sobre una muralla
hecha a punta de dolor ajeno.
Hablar de mi futura poesía
y de tu pasada pinturade tus escasos y nerviosos trazos
y de mis pequeños poemas surrealistas.
Quizá te sirva para pintar
tu “cabeza de viejo”
y yo te use para escribir
y crear,
“del mismo barro”
ese que es fruto
de la tierra antigua
y del Río Negro
que sin ser el mismo nunca,
siempre será nuestro.

 


11401515_10204438932599444_1133919779878460602_n.jpg

Fernando Chelle. (Mercedes, Uruguay, 1976) Poeta, narrador, ensayista, corrector de estilo y crítico literario uruguayo, radicado en Colombia desde el año 2011. Autor de los libros: Poesía de los pájaros pintados (2013), Curso general de lectoescritura y corrección de estilo (2014), El cuento fantástico en el Río de la Plata (2015), Muelles de la palabra (2015), Las otras realidades de la ficción (2016); El cuento latinoamericano en el siglo XX (2016), SPAM (2017), Las flores del tiempo (2018) y Cadencias que el aire dilata en la sombra (2018). Ha recibido varios premios en poesía, cuento y ensayo literario. Algunas de sus obras, traducidas a diferentes idiomas, forman parte de diversas antologías y se han publicado en numerosos países.

Su blog: PALABRA ESCRITA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s