Tres microrrelatos de Vanessa Cornejo

Un chico como todos

Cabeza al suelo, rumbo al pasillo izquierdo, su mochila cuelga de su hombro derecho, no mira a nadie. Murmullos escolares, un film borroso en su cabeza, subtítulos de voces juveniles, pulso acelerado. Jala el pasamanos, ruidos rojos, estómago comprimido. El timbre suena, mientras unos corren y otros gritan. No los mira, no los escucha. Las paredes blancas gotean sangre, nadie supo lo que sucedía. Nadie supo nunca nada.

 

Desaparecido

Un día cualquiera salió por comida, hoy hace 48 meses que no sabemos de él. Caminamos por las calles sin sentido, buscando rastros, huellas, nada… La enfermedad terminó con ella, yo ya no sé ni para qué vivo… Solo el dolor habita esta casa; cada timbre del teléfono me devuelve el alma y me la quita.

 

El llanto

Ella siempre fue una chica fuerte, sostuvo a su madre cuando murió su padre, sostuvo a su hermano cuando entró a la cárcel, sostuvo y sostuvo hasta que un buen día dejó salir una lágrima y de ahí un mar de llanto de viejas heridas, de hondas cargas, de fuerza sostenida…

 


Vanessa Cornejo Flores (1978). Poeta originaria de Mexicali Baja California donde radica y se desarrolla como psicóloga. Es colaboradora esporádica de Revistas de divulgación. Proyecta sus demonios y obsesiones en el blog Escritora en Apuros e igualmente en su página, donde aborda temas de psicología.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s