Líquidos: cinco poemas que se derraman, por Luz Karime Santodomingo

Olor a dolor (psicoanálisis)

El olor de su consultorio, de su apartamento, 
Se ha convertido
En el olor de mi inconsciente
En el olor 
De mi cerebro
Que va agarrando
Gotica por gotica
Pedacito por pedacito 
Partes perdidas del yo
En el infinito de mi inconsciente.
Ese olor
A dulce
A ácido
Se ha convertido
En mi intento de agarrar
Con toda la fuerza
Recuerdos
Que se escurren
En el río inmenso
De mi imaginación.
Recuerdos
Que no sean inventados
Y que me ayuden a flotar
En el mar inmenso
De la realidad que habito.
Ese olor
Que no es mi dolor
Se ha vuelto
El intento desesperado 
De agarrar mis dolores.

Sílabas

Desaparecer
de 
sa 
pa 
re 
cer
cinco sílabas.

-me-
seis.

Duchas

Agua
orín
babas
lágrimas.
Agua fría
orín caliente por mis piernas
lágrimas
babas.
Todo se revuelve
y me lo unto.
Me vuelvo babas
orín
lágrimas
agua.
La ducha ya no me limpia
ya no estoy limpia
no quiero estar limpia.
Soy líquidos
soy todo lo que sale de mi cuerpo.
Soy él
soy ellos.
Mis líquidos invaden el aire
y vuelvo a respirar la sangre.
Todo huele a sangre
a ellos
a mis líquidos.
Soy él
soy ellos
soy el padre
soy ella.

La petite mort

Hoy
leyendo una columna
apareció frente a mí
la frase
“los labios del corazón”.
Inmediatamente
vino a mí
la imagen de una vagina
abierta
en medio de un corazón,
un órgano mixto
que sostendría
el placer de los placeres.
No un corazón
como lo dibujamos
cuando hablamos del (des)amor,
sino,
más bien,
un corazón
de carne
viva
roja
de sangre.
Qué imagen extraña, la verdad.
No sé
de dónde viene esa relación
entre la vagina,
mi vagina,
y un corazón.
Un órgano abierto,
húmedo y sediento,
expectante,
deseante.
Un órgano
con la muerte en el centro.

El tiempo 

se me desvanece en los pies.
Me sudan,
se ensucian,
dan solo tres pasos.

El encierro
trae de vuelta mis obsesiones.
Aparecen,
rasgan,
asfixian.

Llevo varios días pensando en la carne,
en la carne humana
roja 
cruda.
Pienso
en sostener un corazón humano
en la palma de mi mano.
Pienso en apretarlo,
en morderlo,
en la sangre,
en los líquidos
derramándose.

Pienso en un huevo
cocido
aguado
sin cáscara.
Lo agarro
y puedo verlo todo por dentro.
Se siente pesado
líquido
baboso.

Pienso otra vez en ese poema
en salvarla
en lo viscoso de su piel.
Pienso en el tiempo
y vuelvo a dar tres pasos.


Luz K Santodomingo O.jpg

Luz Karime Santodomingo Orozco. Maestra en Liberal Studies (Humanidades) de The New School for Social Research, Nueva York, comunicadora social y periodista de la Universidad del Norte, Colombia. Editora, traductora y docente de escritura tanto en español como en inglés. Profesora de tiempo completo del Departamento de Español de la Universidad del Norte en Barranquilla. Es cofundadora del colectivo feminista Las Amazonas (@lasamazonascolectivo). Dentro de sus intereses se destacan la literatura, la filosofía y el erotismo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s