4 poemas de Aleqs Garrigóz

La distancia de las flores

Fantasma

La niebla confecciona máscaras para el silencio,
tempestades de ausencia sobre los días.
Apenas te evoco y no eres
más que un puñado de lágrimas en las manos.

Morada, la tarde aún se dispersa
con la rigidez de un funeral.
El viento barre el tejado
donde no estarás para contemplar la vida que huye.
(¿Eres tú o el ratón ha vuelto a la alacena?)

Eres algo sutil, y denso,
como nostalgia de lo nunca tenido,
las palabras de un sueño, ya olvidadas.
¿Acaso un cuerpo
más consistente que el polvo?

Es la noche. Las criaturas enloquecen.
Se mueven las cortinas: te siento escondido en ellas.
Eres tan verdadero como una necesidad,
como el suspiro extinto en el vacío.
Tiemblan las piernas. No sé asirte:
los bordes escapan, se difuminan las señas.
Se agota el humo, y ya estás más allá.
Todo queda en interrogación.Y otra y otra vez, en los torrentes del llanto
te creo ver,
y quiero abrazarte,
para señalar a los otros tu realidad.

Cielo

Abres todas las puertas:
tu amor es la patria donde miramos el milagro al rostro;
nubes bordadas de oro, constelaciones extasiadas
nos saludan atestiguando que el amor
es siempre una lágrima. Fuego interior.
Pájaros de luz bajan y comen de nuestras manos.
Canto allí, en el refugio divino
donde reina la música silenciosa de la dicha completa,
cerrada como un anillo;
y ondea la sangre unida con el amanecer.
Ojos reverentes. Todo tiene consuelo, permanencia;
el apego rosáceo que atraviesa los corazones
y quema. Es la última frontera.
Nuestros pasos iluminan la mañana perenne.
Aquí vivimos. Aquí nos encontramos.
Porque la muerte es inagotable como el amor.
Dios es grande.

Cementerio

Un pájaro negro desearía rascar
hasta encontrar el cadáver delicioso.

Viejos mausoleos, rotas estatuas de yeso
acorralan los suspiros
que resisten a disolverse de los deudos.
Las cruces son como flores. Sobre sus hombros,
las arañas dejan trabajos inconclusos
como las vidas que migraron sin una vela
ni un tratado para alumbrar el túnel de su muerte.

El corredor está manchado
de tinta de pétalos exprimidos por las suelas.
Una señora pobrísima saca una tortilla
y busca consuelo en un bocado de sal.

Hay violetas y exangües pensamientos por doquier.
Y la luna del día
parece reír con cierto sarcasmo.

Se desvanecen las interrogaciones
cuando fantaseas abrazar una lápida como a un mejor amigo.

Una alta roca que no pudo ser removida,
justo en el centro del patio, te atrae sin razón.

Habitación

Aquí estás, como un reclamo.
Las sábanas mueven lentitudes simuladas,
migajas de cordialidad sobre los restos de la conversación.
Crepita, desfallece monótona
la perfidia de tenernos
solo para encontrarnos en un abrazo en la opacidad.

Cuadros desolados, espejos distantes,
atestiguan el rito y los sacrilegios:
tus manos sobre mi pecho,
excavando en la tierra de un cementerio,
desean encontrarme,
sacudir mi cuerpo, por salvarlo.
En ese lugar, el césped es bien recortado, pero enfermizo.
Las osamentas lucen sortijas de plata.

La fe es sombra descosiéndose.
Se apagó el último brillo de los trajes en el armario,
acartonados ahora como soles de invierno. 
Casi una catatonia.

Ni muebles, ni baldosas confían más.
Es la hora de desnudarnos,
absolver los lentes, y depositar los secretos
en las arcas de la noche,
para mantenerlos desconocidos de los vecinos.


Aleqs Garrigóz (Puerto Vallarta, México; 1986) escribe poesía desde los 15 años. Publicó su primer libro de poesía en 2003: Abyección. Posteriormente aparecieron La promesa de un poeta (2005; Premio Adalberto Navarro Sánchez), Páginas que caen (2008, 2013 Premio Municipal de Literatura de Guanajuato) y La risa de los imbéciles (2013, Ganadora del I Concurso Internacional de Poesía de Emergente Nauyaca) y El niño que vendió su alma al Diablo (2016). Ha publicado poemas en medios impresos y electrónicos de México, España, Colombia, Estados Unidos, Colombia, Argentina, Honduras, Perú, Nicaragua, Chile y Suecia. Poemas suyos han sido traducidos a cinco idiomas.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s