Cuento | Profundo, por Ronnie Camacho

Desde niño soñé en convertirme en biólogo marino (me encantaba pasar horas frente a la playa recogiendo pequeñas conchas, tomando como mascotas a los cangrejos u observando ballenas en el horizonte), pero mi padre se opuso, quería que estudiara ingeniería aeroespacial y siguiera sus pasos en la NASA diseñando cohetes. Traté de hacerle entender que el mar era mi vida; por su parte, él aseguró que el océano ya no tenía nada que ofrecernos y que era en el espacio donde se encontraba el futuro de la humanidad.

Discutimos por horas hasta que, harto, puso un ultimátum: estudiaba lo que él quería o me iba de casa, escogí la segunda. Fue difícil, pero no me rendí y, aunque no pude convertirme en biólogo marino, como buzo del ejército pude estar tan cerca del mar como siempre quise.     

Pasaron diez años antes de que me reencontrara con mi padre. Fue durante una misión en el triángulo del diablo, después de un despegue fallido: un componente radiactivo se hundió en la zona y era deber de mi unidad recuperarlo. Cuando me vio, pensé que se alegraría o que al menos se mostraría sorprendido, pero, en su lugar, se acercó a mí y me susurró al oído lo siguiente: “Ahora entenderás por qué el futuro está en el espacio”. Después de eso y sin más explicaciones, se marchó y yo me sumergí.

Todo fue normal hasta los novecientos metros. Apenas vislumbramos el objetivo, lo enganchamos con un cable que lo subiría a la superficie, pero cuando estábamos por alar de este, algo sucedió: Un colosal ser blanquecino, con cuerpo de serpiente, rostro de hombre, seis ojos de cabra y un conjunto de cuernos asimilando una corona, apareció ante nosotros.

Sin previo aviso, la cosa nos atacó. Perdimos a tres elementos antes reaccionar y, en venganza, le hicimos retroceder a base de arpones y pequeños explosivos. Iracunda por nuestra osadía, la criatura abrió la boca y nos lanzó un potente gruñido que, aún debajo del agua, reventó nuestros tanques de oxígeno, matando al resto de mis compañeros en el acto.

Con las pocas fuerzas que me quedaban, me aferré al cable y tiré de este con la esperanza de que también me subieran. Mi plan funcionó y, mientras ascendía, la bestia trató de alcanzarme, pero le disparé una bengala que, al impactar uno de sus ojos, le hizo volver a la oscuridad del océano.

Al llegar a la superficie, mi padre y su equipo me sacaron del agua junto al objetivo, encendieron motores y de inmediato nos fuimos de ahí. Mientras me recuperaba pude ver cómo todos me miraban consternados, pero no por mi estado, sino porque estaba ahí.

Entonces lo entendí, ellos sabían de aquella cosa desde el principio; “eso” es la razón por la que exploramos los confines del espacio y nos olvidamos de las profundidades del mar. Después de descubrir lo que se encuentra allá abajo, comenzamos a buscar una ruta de escape.


Ronnie Camacho Barrón (Matamoros, Tamaulipas, México). Escritor, Lic. en comercio internacional y Adunas, y Técnico analista programador bilingüe. Ha publicado 2 novelas, Las Crónicas del Quinto Sol 1: El Campeón De Xólotl (Amazon 2019) y Carlos Navarro y El Aprendiz Del Diablo (Editorial Pathbooks 2020), y 10 libros infantiles. Ha colaborado en 8 antologías y muchos de sus cuentos, relatos y ensayos han sido publicados en revistas y blogs tanto nacionales e internacionales.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s