Fragmentarios | Las mandíbulas

Cuando me enteré de que venían personas de Pinos Altos me sorprendí mucho. Yo pensé que ese pueblo ya no existía, bueno, aquí ya no existe, claro. Me refiero a que ya no existía cuando yo todavía andaba por allá tocando los abetos y los sauces con la punta de mis dedos. Sí, yo tampoco…

Fragmentarios | Construí un silencio precioso

Construí un silencio precioso sin utilizar talavera, ni vidrio que transparentara lo dócil de mis dientes. Ganó un par de aplausos, lo publicaron en una revista, me dieron algunos pesos y cuarenta gramos de suerte que no sirven para el futuro. Me prometió que no decepcionaría a mis padres en las comidas familiares, y que…

Fragmentarios | Lxs antropófagxs

aprendieron a comer mariposas: a quitarles, con cuidado, el quebradizo terciopelo de sus alas, a cerrar los ojos cuando se derretía en sus bocas. A regresarles su condición de orugas abandonadas. Actos rigurosamente objetivos para signos puramente estéticos   –  X.   Que somos unas puercas sin alma, unos animales sin corazón, Las Flores Carnívoras sin…

Fragmentarios | Compré una iMac de 1999 y tenía escritos de David Foster Wallace

Por Rodrigo Mora I Cuando empezaron las compras de pánico entré a Amazon® para verificar el precio del papel higiénico. No había subido mucho, entonces empecé a comparar marcas y descarté, definitivamente, los rollos Cottonelle que tienen surcos casi horizontales y afirman que por su extracto de karité proporcionan una limpieza delicada. Es mentira: La…

Fragmentarios | Sombras y loratadina, por Rodrigo Mora

A la memoria del doctor inglés John Bostock   Poco antes de diciembre empezaron a abrir las calles cerca de casa, dijeron que cambiarían el tubo del agua, pero cualquier justificación habría sido válida. Lo mismo habría dado que empezaran a sembrar margaritas o a enterrar tesoros, porque cuando abrieron las calles con esas máquinas,…

Fragmentarios | Hechizo para la década, etc., por Rodrigo Mora

Y sin importar lo que explique mil veces la rae, tendremos la ilusión de un principio. Tendremos una mañana nueva entre el humo y partículas 2.5 en el Valle de México. Y la vida crecerá entre las malas noticias porque eso hace la mala yerba, la lavanda y la menta. Y aunque sea demasiado tarde…

Fragmentarios | Ficciones para regalar en navidad

El camino de la salvación La casa se había quemado por completo y huí, por un camino de hierba seca, hasta llegar al bosque; aquí el agua no me alcanzará, dijo el fuego. Iconoclasta Mi renuncia había alterado a todo el consejo, sin mí la empresa estaba perdida. Regresaría a casa de mi padre. Mandé…

La frágil magia del orgullo universitario (o el amor por las paredes)

Sabrá Dios –y acaso Salvador Novo– qué hubo antes en esos espacios vacíos. Valeria Luiselli. A veces creo en la magia y no creo en la universidad. Me parece más coherente pensar en el uso del fuego y los códigos secretos de la alquimia para encontrar la piedra filosofal que la búsqueda universitaria por el…