Cuento: Fiesta de cumpleaños, por Ariel Cambronero Zumbado

I La piñata Los niños ansiaban este momento. Jadeaban aceleradamente, contemplando, con la mirada temblorosa y brillante, la piñata que colgaba en medio del salón a lo alto, oculta en la oscuridad. La acechaban a su alrededor, empuñando sus bates de béisbol. No le despegaban los ojos de encima. Se lamían y relamían los labios…

Minificciones: Uno mismo y otras, por Atilano Sevillano

[Foto de Adriano Agulló] UNO MISMO Aquel individuo tenía la extraña facultad de elegir con qué soñar cada noche. Pensaba en cualquier tema y su subconsciente  lo procesaba  de manera que, al dormirse, soñaba con lo que él hubiera decidido. Así,  a veces decidía soñar con ser un actor famoso de Hollywood y, nada más…

Cuento: La muralla, por José Luis Díaz Marcos

Érase una vez un tiempo en el que la oscuridad alumbraba más que la luz. En aquel tiempo, cuando las preguntas y las dudas se abrasaban con fiebre redentora, cuando el mundo aún se construía con el sudor de las bestias y la esperanza de los hombres, Plinio se ganaba el sustento sudando como los…

Poema: Lectura a voz susurrada, por Oscar Molina

Se conocieron por junio, eran dos almas tristes y cansadas. Bebieron de sus ríos hasta dejarlos secos, y como llegaron se fueron; cada quién por su camino para no volver a verse. Pero eran mentirosos y a veces se encontraban; rozaban sus pulgares con timidez fingida, besaban sus almas sin tocarse las bocas, escribían historias…

Poema: Prolepsis, por Daniel Caballero

P               R               O               L               E               P               S               I               S en esta convergencia de sujeción y abandono, de estabilidad y perpetuum mobile ocurro y fenezco.            Ahora puedo yo hablar de yo porque yo en el risco del yo me sujeto con inconmensurable esfuerzo para darte…

El cementerio de mis muertos

En el pueblo hay un cementerio. Allí están muchos de mis muertos. Pero se aferra a una montaña en una de las tres cordilleras que atraviesa el país, Colombia, y nos han informado que se está cayendo. No se está cayendo el cementerio, sino la colina en la cual fue construido. En Anolaima uno nace…

Cuento: Las hazañas del fuego, por Rodrigo Mora

Para Y.   Lejos de la sensación efervescente de los perros muertos, de los reflejos insoportables de nuestros rostros en cualquier lugar de las plazas comerciales y de los últimos segundos del microondas que queman la comida: lejos de la ciudad querían encontrar sus nombres silbando en las cavernas, delineados en los contornos de los…