Trotamundos | 4 poemas de Evra Gart

Evra Gart es el seudónimo de Grozavescu Mihai Gabriel, un poeta, abogado, exfiscal y estudiante de arte dramático, nacido en Rumania, Caransebeș en el condado de Caraș-Severin (1976). Fue miembro activo del círculo literario George Suru, en Caransebes, bajo la dirección del profesor y crítico literario Octavian Doclin, quien lo encaminó hacia la prosa; gracias…

Trotamundos | 5 poemas de Yu Ouyang

Yu Ouyang nació en Huangzhou, China, en 1955. En 1983 se graduó en el Instituto de Ingeniería Hidroeléctrica de Wuhan (ahora Universidad de Wuhan) con una Licenciatura en Literatura Inglesa y Americana, en 1989 completó una Maestría en Literatura Australiana e Inglesa en la Universidad Normal de China Oriental en Shanghái. Tras un breve período…

La cuestión es moverse | El éxito a la manera de Pepín Bello

En un inicio de año más estático que nunca, como lo ha sido el de 2021, me ha sido casi imposible pensar en algo diferente al estancamiento y a la incapacidad de conseguir logros significativos desde un estado de confinamiento. Lo que pasa es que siempre me he exigido demasiado, lo reconozco. Han sido días…

Malgré tout | Alma que huye de un sueño

Nombres como Dalí o Picasso nos resultan familiares y escuchados hasta la saciedad, somos capaces de reconocer su obra en el mar de imágenes que arroja la red tras una búsqueda rápida. Los nombres de dos hombres, Salvador y Pablo, son el estandarte de la vanguardia en la pintura, como si las mujeres no hubieran…

Cuento | El legado de Isadora, por Abril Pimentel

Un sábado enterramos a la tía Isadora. A pesar de su edad avanzada, su muerte nos tomó a todos por sorpresa; nadie está preparado para un suceso de tal magnitud. No tenía ninguna enfermedad ni ningún vicio más que mirarse todas las noches por horas en el espejo. Vestía de negro desde 1940, la época…

Cuento | Malinalli, por Enrique Layna

Al oeste de las tierras llanas, al sur del Mar Redivivo, se encuentra la sempiterna ciudad de Malinalli, allí transcurrió mi vida pasada, la tercera de las cuatro existencias que me corresponden en este mundo. Ahí fui una hermosa doncella. Dentro de la ciudad amurallada nadie desconocía mi belleza ni mi fama, la cual comenzaba…

Cuento | Ganar la torre, por Ulises Paniagua

El ajedrez es un cuento de hadasde 1001 metidas de patas.Savielly Tartakower Había vencido a Dios a pesar de dejarlo iniciar con las blancas, pero intuía gato encerrado. Era posible que su oponente estuviera distraído pensando en la manufactura de las cuerdas cósmicas, en la expansión de alguna galaxia, en la propagación del universo. Seguro…

Dos poemas de Juan García Hérnandez

Matemáticas de un espectro Clasificamos ilusamente a las líneas desde un paisaje abstractorectas, curvas, quebradas o mixtastodas ellas parecen sostener una indefinición que da forma.La línea es la distancia más ínfima entre dos manchas,se representa imprimiendo dos llegadas sobre ella, en mayúsculas ——–A B ——————–también puede ser nombrada por una P ALABR ALa línea es…

Las mil y una páginas | Estudio crítico y analítico de la poesía de Federico García Lorca: Romance de la luna luna, por Fernando Chelle

Hoy me enfrentaré, sin más rodeos, al análisis literario de uno de los textos más conocidos del poeta andaluz. “Romance de la luna, luna”, el poema con el que se abre el Romancero gitano (publicado en 1928), será el primero, de una serie de textos poéticos, del que ofreceré una lectura particular. Porque los estudios críticos y analíticos…

Tres poemas de Elías Rosario

CARECEN Florero sobre flor,lejanos, oprobio al renacer,después o quizás nunca,jamás,sin embargoun dedo machucadode flory unos dientes a la orilladel pecado,nos harán deciren obligado juicio:“las sillas ya no son del refectorio”. EN ESTE JUICIO DECAPITADO Sin rumbo el reloj,                [ b o r u m s i n ]reloj sin rumbo, sin rumbo, sin rumboel reloj;       …

Microrrelato | La mascota, por Nohemí Damián de Paz

Aquel animal gira su cabeza en dirección hacia mí cada vez que me acerco a mi propia casa luego de una agotadora jornada de trabajo. Lo descubro siempre pegado en la ventana de la cocina como si estuviera esperándome. Sus ojos, esos perturbadores ojos anaranjados, me siguen en cada movimiento que realizo antes y después…