Carta poética: Las chicas sin voz, por Minerva Herrera López

Sangre mancha mi patria. Cada día al irme a dormir agradezco a Dios porque aún no han tomado mi vida, pero también a mí me han hecho una esclava obligada a caminar bajo miradas lascivas. Forzada a escuchar cómo me llaman: “Oye chula”, silbidos y otros sonidos les acompañan. México me hace caminar con miedo…

Poema: Crisis de realidad, por Hauser Jam

Serpiente cerebral: Parloteas con tu cascabel y mi corteza pre frontal, el hueso está medio centímetro más cerca de volverme idiota, vaya cálculo mal hecho de entregar tu textura justo a la medida de mis laberintos Media cara deprimida: Mi ojo izquierdo en pláticas con el oído derecho El otro ojo es esquizofrénico Se dilata…

Algo, por Rodrigo Mora

Cómo amar este pedazo de tierra y sus 130 millones de personas                             m que potencialmente son ceniza o espectros en la memoria de sus madres. ……………………………….— ………………..<Acá está la línea central que le falta a la “e”! Dejen de buscar ……………………….y cierren…

Poema: Sin título, por Ada Pantoja

He sido feliz los últimos años la dicha del día a día me ha engordado. La paz de la ropa limpia y la tarea del hijo han colmado de luz cada rincón de esta casa. Nada deseo ni añoro. Por la ventana los pájaro trinan y el sol entra. Una semilla me crece árbol. He…

Poema: Ligre, por Eduardo Paredes Ocampo

Tiger, tiger, burning bright In the forests of the night, What immortal hand or eye Could frame thy fear ful symmetry? William Blake I De un rugir dos versiones surgieron: siamés se hizo un pánico tan inmenso que por los rincones más distantes se arrumbó: en la noche, en el día. De haberles acercado su…

Poema: El sujeto del verbo imaginar, por Maximiliano Cid del Prado

[Imagen: Fire in the forest, de William McCullagh.]   Este principio es general aplica a fuegos de combustibles sólidos. Producen estadillos y forman brasas incandescentes. Química del incendio.     Qué ciudad fundarás cuando el sueño te sueñe en el ensueño, ¡oh Bachelard! ¿Por dónde andará tu voz des  encantada desencantada del peregrinaje absurdo? De…

Poema: De los ausentes, por Armando Noguez

[Foto: Pueblo de Yavi, por Paola Segade]   Un pueblo está triste sus hombres dejan sus calles para malbaratar la vida su ausencia crece en casa como la sombra al amanecer pesa como sus pies retando a la muerte viajan por semanas  y se pierden por años desaparecen donde por sí no existían guardan caricias…