Cuento | La última, por Ivonne Gamus Harari

Hace tres meses que el gobierno me prohibió salir de mi casa, más o menos por las mismas fechas en las que fui declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad:  La última mujer mexicana.  Se esperaron a que sólo quedara una. La competencia fue reñida, pero, finalmente, Martha murió a manos de su esposo.  Pensé que…

Cuento | Demonio interior, por Marisol Gámez

Hace horas que Sofía Belaunde de Avella quiere irse del coctel de negocios. Volver a casa, quitarse los tacones, las medias, el vestido recto que estiliza su silueta al precio de la comezón. No es la primera vez que la música del piano y las tenues luces del bar le provocan ese hastío, pero, sobre…

Cuento | Monstruo, por Fanny Llamas

Hoy cumplo siete, ya soy grande, pero mi pantalón sigue siendo el de aliens verde. Hoy cumplo siete, me visto yo solo, los pantalones de mezclilla ya me aprietan, me lastiman mucho. Ya tengo siete, que es más que seis pero menos que ocho, ¿hasta cuándo tendré edad para dejar de jugar? Siempre llega y…

Cuento | El legado de Isadora, por Abril Pimentel

Un sábado enterramos a la tía Isadora. A pesar de su edad avanzada, su muerte nos tomó a todos por sorpresa; nadie está preparado para un suceso de tal magnitud. No tenía ninguna enfermedad ni ningún vicio más que mirarse todas las noches por horas en el espejo. Vestía de negro desde 1940, la época…

Cuento | El gigante de la montaña, por Ximena Chávez

La lluvia cae sobre la tierra que la bebe, se filtra entre los guijarros y llega a las raíces que también la toman. Cae del cielo en silencio hasta que toca la tierra, las hojas, el bambú, las piedras, la superficie del río que crece con ella y causa ese sonido suave y constante. Los…

Cuento | Una técnica, por Daniela Perlín Vega

Mi sobrina de tres años llora en la mañana, en la tarde y en la noche. Siempre trae la lágrima fresca en los ojos. Que si se le rompió un juguete, que si no quiere comer, que si ya se cayó, etcétera. No es que sea “chillona” como dice mi hermano, sino que la pobre…

Cuento | El insólito doctor Cabrera, por Rosario Martínez

El doctor se acicaló, era sumamente vanidoso y pagado de sí mismo. Partió un abatelenguas para usarlo como pica dientes, sacudió de su bata, hasta hacía unos minutos impecablemente blanca, unas migajas del pollo frito que acababa de devorar, era todo lo que quedaba de su, para él, frugal comida. Sus largas y afiladas uñas…