Cuento | Una técnica, por Daniela Perlín Vega

Mi sobrina de tres años llora en la mañana, en la tarde y en la noche. Siempre trae la lágrima fresca en los ojos. Que si se le rompió un juguete, que si no quiere comer, que si ya se cayó, etcétera. No es que sea “chillona” como dice mi hermano, sino que la pobre…