Rosario Castellanos o el fervor crepuscular, por Eduardo H. González

La literatura —y en especial la poesía—, como condición inequívoca del lenguaje que refleja la belleza y la fealdad, lo sutil y lo férreo, lo descarnado del hombre y la mujer ante la expectativa de convivencia entre iguales, trasciende, como toda disciplina del arte, al mismo creador. Dicha acotación proviene del compromiso adquirido al resguardo…