Poema | Al tabaco, por Steven Bonilla

Te pegaste como una infección cutáneaen el rostro de la nochey fuiste tierno tan tierno que te sentí como una deidaddesollada y puesta sobre un agua serena.Bajé la guardia,rompiste los jarronesy aprehendiste los confines.Ahora cantas en la herida de un alfabeto olvidadoy sostienes la aurora sobre blancas ciudadesdonde ignoro que hiciste de mi abueloun marsupio…