Cuento | Un juego, por Eduardo Robles Gómez

El hijo de la chingada no hablaba, neta. Era cagadísimo. Hacía ruidos de animales, como de gato, un pedo así, ¿te acuerdas? Sí estaba como tonto, la verdad. Tenía retraso el wey. Te le acercabas tantito y empezaba a morder y gruñir. Pinche loco. Oye, ¿y cuando le preguntaban algo los maestros? Parecía que iba…

Fragmentarios | Que no regrese, por Rodrigo Mora

Era septiembre, entonces quise deshacerme del piano. Mi madre había muerto dos semanas antes y ese piano era un mueble decorativo, incómodo, me recordaba a mi niñez porque hace mucho le había pegado algunas estampas en el costado. Pero me daba pena sacarlo por completo porque alguien podría encontrarlo y restaurarlo y darle una nueva…

Tres microrrelatos de Johnny Candelario

Los hongos de El Alto cerca del Río Magdalena, crecen con la lluvia para satisfacer su  necesidad de humanos. El constante sonido de una luz prendida. Un escarabajo vuela en círculos. Aquí no hay nada más. Del otro lado de la reja aún había desierto. Ni Coca ni Coke. Igual estarían calientes. Texto: Johnny Candelario….

Cuento | El recuento, por Ronald G. Hernández

Para C. A. Arguedas Dávila. Septiembre siempre fue un mes sin mucha importancia para mí: aburrimiento total durante esta temporada. Falta un mes para cumplir años, la Tierra le da la vuelta al Sol y pronto me encontraré un poco más viejo (las canas en la barba me delatan), con menos pelo en la cabeza,…

Cuatro microrrelatos de Rafael Santos

Espejo Lo encontró una tarde soleada recostado sobre un parche de pasto. No entendía cómo un espejo había llegado ahí, a la mitad de pleno campo abierto. Pero el movimiento de las nubes en la superficie plana le atrajo. Cautivado, pasó horas viendo los cambios en el cielo. Absorto, en un descuido, cayó dentro del…

Cuento | A estas alturas del partido, por Jorge Meneses

—Anoche tuve un sueño extraño —le dije a mi abuelo—. En el sueño, una niña tuerta me revelaba la existencia de un tesoro en esta casa. —¿En esta casa? —preguntó mi abuelo. —La niña me dijo —continué relatando— que en una de las tantas cajas que apilas en la sala hay algo muy valioso. Yo…