Cuento | Wittgenstein, el doble, por Aldo Barucq

Nuestra escritura es nuestro doble. Somos lo que escribimos. Somos como nos leen.  Aunque parezca mentira —por su rostro severo en fotos y portadas de libros, a pesar de su escritura rígida, casi militar— Ludwig Wittgenstein también fue niño. Aunque la frialdad de su pensamiento lógico lo ponga en duda. Le gustaba ir a las…

5 microrrelatos de Gabriel Ramos

Estigma Todos decían que era un bueno para nada. De la nada construyó un emporio.  Ciudad de México En la oscuridad el criminal temía encontrarse con otro asesino serial.  Orfandad ¿Padre, por qué me has abandonado? Jesús / Kafka / Pessoa / Rulfo Diana La fascinante mujer le rompió el corazón al tipo que se…

Cuento | Vendo dos guajolotes, por David Rico

¿Quién iba a pensar que el tiempose iba a ir así de rápido?Anónimo “Vendo dos guajolotes” podía leerse claro, escrito a plumón negro, con mayúsculas y minúsculas intercaladas, ocupando toda la hoja de una cartulina descolorida por el sol de días, dieciocho letras haciendo esta sentencia fuerte y ridícula a la vez. Transcurría la temporada…

Fragmentarios | El fin del mundo se trata de mí

El mundo lleva acabándose un año; hubiera preferido un fin drástico, revelador e inmediato como el que nos prometieron en las películas donde se abría la tierra y gotas de fuego caían del cielo y humo y huesos rotos y despedidas melodramáticas… y que este cambio de párrafo terminara con este supuesto fin. Pero veo…

Cuento | Habitaremos de nuevo, por Daniel Barrera Blake

Dolores murió con los ojos muy abiertos a la edad de setenta y ocho años. En el último minuto sus respiraciones fueron espasmódicas, boqueaba como pez, mientras su esposo, José, le sujetaba una mano y le brindaba sus brazos para sostenerla en su último aliento. La vida no le alcanzó para saber si su hija…

Cuento | Ganar la torre, por Ulises Paniagua

El ajedrez es un cuento de hadasde 1001 metidas de patas.Savielly Tartakower Había vencido a Dios a pesar de dejarlo iniciar con las blancas, pero intuía gato encerrado. Era posible que su oponente estuviera distraído pensando en la manufactura de las cuerdas cósmicas, en la expansión de alguna galaxia, en la propagación del universo. Seguro…

Fragmentarios | Las mandíbulas

Cuando me enteré de que venían personas de Pinos Altos me sorprendí mucho. Yo pensé que ese pueblo ya no existía, bueno, aquí ya no existe, claro. Me refiero a que ya no existía cuando yo todavía andaba por allá tocando los abetos y los sauces con la punta de mis dedos. Sí, yo tampoco…

Cuento | Mujer que teje de noche, por José de Jesús López Avendaño

—Por ahí se fue, compadre, nada más fueron unos minutitos en los que la vi… pero… ¡verá que estoy bien satisfecho! Se trataba de un tipo gordinflón que señalaba la callejuela situada en la parte derecha del palacio municipal. Andaba sudoroso, era época de lluvias, aunque ninguna se había presentado, el calor calcinaba las calles…

Cuento | Vestigio, por Amaury R. Ledesma

Corría el año 1852 en aquella ciudad bávara. La multitud se aglomeraba en una sus calles, la razón: el asesinato de una bella dama proveniente del norte que solo sabrá Dios lo que iba a hacer a los rumbos sureños. El cadáver de aquella linda jovencita de unos veintitantos años yacía con una herida de…