Tres microrrelatos de Hugo Galván

Robo de identidad Es como verte al espejo. Al revisar las identificaciones de la mujer a la que le acabas de robar la cartera te das cuenta de que es idéntica a ti. En vano tratas de buscarla porque ya desapareció, como si ella hubiera sido quien te robó algo y hubiera salido corriendo. Tienen…

Microrrelato | Contraseñas, por Claudine Flamand

Coloqué mi dedo para deslizar la foto del protector de la pantalla, subió hasta desparecer. 7:09 p.m. Después de doce horas sin ver el teléfono, tecleé el código de desbloqueo: 4180. Está conformado por la numeración de un domicilio donde me menospreciaron por ser mujer y hay un dígito intercalado, el cual es el recordatorio…

Microrrelato | #Psicosisred, por José N. Méndez

I El móvil de Andrea suena, es su correo electrónico; un mensaje de la alcaldía dice que, debido a las últimas desapariciones ocurridas en el barrio, se implementará un toque de queda a partir de las diez de la noche. Termina de leer y mira con cierta lástima a Merlín, acostado del otro lado de…

Microrrelato | Testimonio de fe, por Alan Argüello

Se dice que Swami Vivekananda, ilustre maestro del sendero idealista del Vedanta (que afirma que solo existe lo que puede probarse lógicamente), no pudo demostrar a sus discípulos, mientras dormía, que hubiera alguna diferencia entre el sueño y la vigilia, y que jamás despertó. Alan Argüello. Querétaro, Querétaro. Ha publicado en las revistas electrónicas Monolito,…

Microrrelatos del Nuevo Mundo, por Diego Despreciado

Lo real-maravilloso Mientras la duquesa se paseaba por las anchas calles de Castilla presumiendo su collar de plata, en el Nuevo Mundo un perro bebía del río más dulce a la vez que de su hocico colgaba una gran pieza de oro.   Guayacanes Los indios sonreían cada vez que veían florecer los guayacanes. Sabían…

Microrrelato | Fausto en Ápeiros, por Juan Pablo Tovar Ruiz

Dicen que entre la inmensidad de los antiguos libreros tallados en ébano se difumina la figura de un hombre, sujeta una lámpara antigua de luz tenue, lánguida. Los pasillos se multiplican hasta la náusea. No existe libro, texto o pergamino que no habite ese espacio. Allí vive el nigromante que asesinó al conocimiento, deambula bajo…

Fragmentarios | Ficciones para regalar en navidad

El camino de la salvación La casa se había quemado por completo y huí, por un camino de hierba seca, hasta llegar al bosque; aquí el agua no me alcanzará, dijo el fuego. Iconoclasta Mi renuncia había alterado a todo el consejo, sin mí la empresa estaba perdida. Regresaría a casa de mi padre. Mandé…