Dos microrrelatos de Oswaldo Castro Alfaro

LA BOLETERÍA Llevo varias horas haciendo cola y no estoy aburrido ni cansado. El proceso es fluido y ordenado. A pocos metros de la boletería escucho lamentos y frases destempladas. Distingo el panel luminoso que anuncia los sitios a donde uno puede dirigirse: Stand up, Platea y VIP. Frente a la vendedora no sé qué…