Poema | El cuerpo de un dictador, por Oscar Molina

Nos vino desde Europa y desde el Sur más profundo presentándose como la más novedosa de todas las costumbres. Americanos. Norteños. Liberales. Los habitantes de la cordillera y el lago nos rehusamos (muy ligeramente) a que una sola persona quisiera dirigirnos, más aún si esta no era Dios o el Buen Sam o el cuerpo…

Cinco poemas de Daniela Toledo

Déspota Otra vez golpeé tu puerta. Tu semblante adusto niega de antemano. Tu semblante pálido me dice, otra vez, no. Quiero cambiar humillación por ofensa. No puedo. Quiero refrenar mis deseos, mis fantasías deshechas mil veces. No puedo. Quiero deshacer la línea finita entre la quietud y la ansiedad. No puedo. He arremetido otra vez,…

Fragmentarios | Quiz: ¿Qué tipo de tristeza eres?, por Rodrigo Mora

Instrucciones: Lea. Escoja las preguntas que más llamen su atención y respóndalas. A) ¿Dónde está la búsqueda que deseas? ¿En la maduración de nuestras canas marxistas y nuestros ademanes intelectuales en medio de la carnicería transdisciplinaria de la facultad? ¿Por qué duermes tanto? ¿La formación académica es un espectáculo maravilloso, y es justo ese espectáculo…

Poema | ABC del dolor, por Vanessa Cornejo

Corren llamas ………Fuego corre Corren niños …………Cunas corren Gritos, gritos, llantos, gritos Mujeres, bebes y niños Niños, mujeres, bebes Fuego, fuego, llamas, fuego Todos juntos, todos riendo ¿Dónde estás? ¿Dónde están? ¿Mi bebe? ¿Mi niño? Hombres corren, corrieron Angustia, gritos, fuego, humo Humo, fuego, gritos, angustia ¡Métete Cayetano, métete! ¡Cayetano, métete, métete! La lumbre, la…

Poemas para visos breves, por Jorge Ávila

AVISO Me provoca colocar letreros fuera de la casa …que digan: “Se enseña de todo, menos a pedir prestado”.   PRESIDIARIO …Yo quiero mi cárcel en retoños del patio.   FARALLÓN Un día me sucedieron tantas desgracias ..que me quedé dormido bajo un árbol cargado ..arriándolas por un farallón de piedras.   TOZUDO “Cos” (Tos)…

Elitzajaira Gurigutia: Enjambre del silencio

Aún recuerdo el día en el que fui a la panadería, como cada domingo iba a comprar mi cena. Me sorprendí al ver la limpieza del lugar, me abrumaba el escándalo que hacía el silencio, y admiraba los vitrales limpios. —¿Y las abejas? ¿Salubridad ya les llamó la atención? —digo al encargado. —No, mejor que…

Fragmetarios | Sueño de ultramar, por Rodrigo Mora

A Carolina Suárez                                       Esto que aquí se rompe y se rehace se llama el mar. Jardín de niños. J. E. P.   Atado a mi lengua silenciosa, a los años catedráticos de mis manos, el cuerpo nostálgico de incendios que quise abandonar una tarde de agosto regresa tembloroso por la luz que le…

Tres poemas de Ariatna Gámez Soto

Deshoras Gritaré tu nombre atravesado en el reloj, aquí, de espaldas al tiempo donde las horas fallecen, en el vacío que quedó en estos números sin forma. Lo gritaré para olvidarte, para dejarte borrado de cada momento, de tus palabras ausentes y el tic tac; para quedar vacía de ti, de tus cinco letras que…

Amado Nervo o la lucerna persistente, por Eduardo H. González

¿Cómo podemos definir la calidad en la obra escritural de un poeta? ¿Quién ostenta la autoridad para hacerlo? Solo el lector sensible que, tras la fina tela de la ventana intemporal de sus emociones, observa y descubre la voluntad suprema que antecede a la creación de un poema podría aseverar tales conjeturas. Ya que, si…