Cuento | Procedimientos, por José Luis Díaz Marcos

No hay absurdo que no haya sido apoyado por algún filósofo.Cicerón Onofre Ruiz, agricultor jubilado, sesteaba plácidamente en un banco del parque cuando un repentino traqueteo lo devolvió a la realidad. Aún amodorrado por la neblina del sueño, confirmó la llegada de un diminuto y destartalado camión en cuyas puertas podía apreciarse, mayúsculas con escudo,…