Poema | Carta de recomendación, por Oscar Molina

Es un buen muchacho, algo triste, sí, algo loco. Un poco soñador, pero trabaja. Poeta (no mucho, solo a diario). Casi no llora, casi no se queja, casi no come y, cuando sí, lo hace de la palma, calladito. Es limpio y más o menos gracioso; lector, pero se las arregla. Gusta de cantar y…