Cuento | Tambor de carne, por Imbunche de papel

Fue en verano, en una de esas noches silenciosas, de pasividad abrumante y premonitoria, cuando el sonido del primer tamborazo definió la tragedia de mi destino. El golpe fue seco, de ondas delgadas que con sutil naturalidad me crisparon la piel, estiraron mi alma como hule rígido y me dejaron las palmas, el estómago y…