Sobre el acto de quemar libros y reinventar a Emiliano Zapata

La semana pasada tuve la oportunidad de ir nuevamente a la FIL Guadalajara, un espacio dedicado a las letras y consagrado a una afición por el libro como objeto, lo cual, personalmente, no me representa problema alguno; al contrario, me he inscrito en esa dinámica de gusto y coleccionismo de libros desde que tengo memoria….