Malgré tout | Llama que se devora a sí misma

La pasión es implacable como el infierno. El Cantar de los Cantares ¿Por dónde empezar? ¿Por sus arrebatos de pasión?, ¿sus pinturas casi infantiles, pero violentas o por lo obvio: sus impresionantes ojos verdes? ¿La llamo Carmen Mondragón? No, muy pocos sabrían de quién hablo. En cambio, si escribo el nombre con el que la…