Cuento | Es un tipo decente, por Cesar Gómez Cisneros

—¿No te acompañó? —Le pedí que no lo hiciera —Sara prendió el aire acondicionado y llevó la perilla hasta el tope. —¿Todo bien? —Sí, mejor vámonos. Josué arrancó. Rodeó la fuente para salir por la gran reja de arcos. Un carro le pitó: se había adentrado en la calle sin voltear. Siguió todo derecho hasta…